domingo, 3 de enero de 2021

REVIEW MCPach by CUIDEBUR, electroterapia de un solo uso.

Hace unos días tuvimos una primera toma de contacto con este nuevo electro estimulador donde os presentamos las principales características del producto. 

Ya con algo más de tiempo y habiendo probado el producto en nuestra propia piel (nunca mejor dicho) vamos a ofreceros toda la información que hemos podido comprobar.


Así funciona

Recordando brevemente, el MCPach aplica una terapia por micro corrientes y está pensado para el alivio no medicamentoso de los dolores musculares, articulares y tendinosos. Ayuda a acelerar el proceso de curación y mejora la regeneración de los tejidos blandos. 

Gracias al reducido número de componentes y a que no necesitamos configurar nada, es muy fácil de usar y no requiere de corriente eléctrica externa, pues el dispositivo contiene una batería plana no visible alojada en uno de los terminales (el más voluminoso). Es un dispositivo reutilizable, desechable y su reducido tamaño permite llevarlo debajo de la ropa durante el día.

El MCPatch no contiene botones, una vez que peguemos los electrodos a nuestro cuerpo y encajemos el cable y la batería en los corchetes de los electrodos se encenderá una pequeña luz intermitente, eso quiere decir que está en funcionamiento.



Diferencias con otros electroestimuladores.

Los electroestimuladores del mercado utilizan dos tipos de terapias conocidas por sus siglas en inglés como EMS (electroestimulación muscular) y TENS (electroestimulación nerviosa transcutánea). Las terapias EMS están enfocada al trabajo muscular, fortalecimiento, trabajo específico y, en definitiva, a un desarrollo o mejora muscular. En cambio, las terapias trabajan a nivel nervioso y son utilizadas para el alivio sintomático del dolor junto con una mejora de la predisposición y tolerancia a dolencias musculares crónicas. Las terapias TENS funcionan a una baja intensidad (hasta 50 mA) y con una amplitud de frecuencia muy amplia (entre 1 y 150 o 200 Hz). La duración habitual de cada tratamiento es de 10 a 20 minutos, pudiéndose repetir el tratamiento varias veces al día. 

Pero MCPach, aún siendo un electroestimulador dirigido a tratamientos analgésicos, no es un TENS y, según explica el fabricante, principalmente se diferencia en la forma de repartir los impulsos eléctricos. La corriente del TENS, como hemos visto, tiene una amplitud muy alta, pero se administra en pulsos muy breves, por lo tanto, no perdura en el tiempo. En cambio, la corriente del MCPatch proporciona amplitudes de corriente muy bajas que permanecen durante mucho más tiempo. La micro corriente generada por el MCPatch es tan suave que no se nota ninguna sensación.

Los pulsos eléctricos del TENS bloquean la sensación de dolor, pero no alivian realmente. MCPatch minimiza la corriente bioeléctrica para estimular la fisiología celular y proporcionar alivio de dolor a largo plazo.


Uso recomendado

Según las indicaciones del fabricante alivia y elimina casi por completo los dolores musculares y espasmos, está indicado en el tratamiento de dolores de cuello, espalda, rodillas, hombros, y cualquier articulación. Se recomienda también para la tendinitis, la artritis, las lesiones deportivas y, en general, para cualquier dolor articular o muscular. Incluso señala su utilidad paliativa en dolores provocados por fibromialgia.

Como específica claramente el fabricante, el MCPatch es un dispositivo médico concretamente de Clase II no invasivo equiparable a un audífono o a cualquier electroestimulador del mercado y, siguiendo las instrucciones del fabricante, no debe tener ninguna contraindicación. 



Precauciones previas

El MCPach no debe ser usado por personas con marcapasos o que utilicen parches transdérmicos medicamentosos. Igualmente, no debe ser usado por menores de 12 años a no ser que sean supervisados por un especialista.

Las recomendaciones de seguridad al ser un dispositivo médico no invasivo son muy fáciles, siguiendo la lógica de este tipo de dispositivos y estando claramente informado en el manual de usuario: los electrodos no se deben colocar a lo largo del cuello ni a través de la cabeza, no se deben poner en una herida abierta y deben de estar fuera del alcance de los niños. Otro tipo de precauciones son también especificadas en el manual.


En la práctica

Por su sencillez y poco número de componentes no hay forma de equivocarse al utilizar el MCPach. Solo hay que colocar los electrodos en la zona a tratar, conectar cada uno de los cables a uno de los electrodos. A los pocos segundos se encenderá una luz que indica que esta funcionando. 

Lo más importante es localizar correctamente la posición en que colocar los electrodos. Para ello el manual incluye unos gráficos claros y sencillos.  Lo correcto es colocar los electrodos a ambos lados de la zona a tratar. A veces no se puede determinar exactamente de dónde proviene el dolor, por lo que se sugiere quitar los electrodos a las 24 horas si no siente alivio y cambiar su posición. Los pacientes con fibromialgia deben de estar al menos 72 horas.

Sí, 24 o 72 horas, y es que el MCPach está pensado para llevarlo todo el día puesto teniendo las baterías una duración de hasta 300h. Los electrodos son de gran calidad. Aunque su reutilización depende del cuidado con que se traten, teniendo en cuenta las condiciones de la piel, clima, almacenaje, uso y cuidado. Si los electrodos se limpian y secan como se indica en el libro de instrucciones se pueden reutilizar entre 10 y 15 veces.





Sobre la piel

En mi caso he utilizado el MCPach para tratar una leve contractura en la parte alta del gemelo derecho. Además de mi experiencia como corredor, también he acudido como paso previo a mi fisioterapeuta habitual, cosa que siempre recomiendo. Él ha diagnosticado y tratado la lesión con un masaje de descarga y ha recomendado bajar el volumen e intensidad de los entrenamientos. 

Siguiendo el manual de instrucciones he localizado la disposición idónea de los electrodos, he limpiado la piel, y los he colocado uno a cada lado de la zona a tratar. Os sorprenderá lo bien que se pegan los electrodos sobre la piel, incluso después de horas de estar pegado hay que hacer mucha fuerza para despegarlo, no se caerán accidentalmente. Seguidamente he conectado los dos cables y en el conector de mayor tamaño se ha iluminado el led que indica que está en funcionamiento.

Realmente no notas nada y solo la luz verde indica que el aparato esta en funcionamiento. El nivel de corriente de los electrodos está por debajo del umbral de percepción humana. 

Ojo, si no tenemos bien colocados los electrodos, la zona está sucia o con mucho vello la luz no se encenderá, pues no hay una buena conexión.

Al ser tan ligero lo he tenido puesto toda la noche y no se ha caído. Siguiendo la recomendación del fabricante, lo he dejado puesto durante todo el día. Realmente llega un momento en que no te acuerdas que lo llevas.

Solo me lo he quitado para entrenar, realizando sesiones suaves o trabajo de fuerza en otra zona, y para la ducha, dejando los electrodos protegidos con la cubierta plástica transparente para evitar que coja suciedad. Previamente a colocarlo de nuevo siempre es conveniente limpiar bien la zona.


Resultados

Durante 3 días lo he utilizado siguiendo las pautas descritas y la sensación de dolor o estiramiento provocada por la contractura del gemelo ha ido desapareciendo poco a poco. Sí es verdad que el primer día no noté mejoría, pero también venía de la sesión con el fisioterapeuta que normalmente te deja aún más dolorido. 

Afortunadamente no tengo ninguna otra patología, por lo que no puedo opinar sobre el resultado final en el tratamiento con el MCPach, pero para el tratamiento para contracturas o espasmos musculares, sobrecargas musculares o articulares creo que es un tratamiento complementario correcto que ayuda a la evolución de la lesión. 

Las principales ventajas son su ligereza, la sencillez de manejo y el poder prolongar durante todo el día el tratamiento.

Review realizada por JOAQUIN SUBIRES, colaborador en TRAIL RUNNING CHANNEL.