miércoles, 15 de noviembre de 2017

¿Demasiado tiempo de corte en las carreras populares o cuestión económica?


Cada fin de semana, a lo largo y ancho de nuestra geografía es fácil tener cerca de nuestra localidad una carrera popular, las más habituales suelen estar entre 5 y 10 km. En ellas son muchas las personas que se acercan a este mundillo por primera vez animadas por el ambiente y la aparente sencillez de completar las mismas.


Podríamos poner como ejemplo que, en una distancia de 10 km, entre el primer clasificado y el último la diferencia puede rondar cerca de la hora (~30’ del primero (3’/km) frente a ~1h30’ del último (9’/km), datos extraídos de 10k RnR Madrid Maratón y Media 2017).

Durante este intervalo de tiempo, la organización de la carrera debería garantizar que el trato al primer corredor y al último sea el mismo, avituallamientos, corte del tráfico, servicio de ambulancia… Pongamos que, en total, el día de la carrera, desde preparativos iniciales como colocar vallas, stands, ropero… hasta la recogida de todo el material se trata de unas 4-5 horas de carrera (añadimos aprox. 1 hora antes y otra después, disculpas a los organizadores por mi estimación, se que conlleva mucho más tiempo).


El problema viene a la hora del interés de los populares más populares (perdón por la expresión) de ir incrementando de distancia sin mejorar ostensiblemente sus capacidades atléticas, siempre debemos tener en cuenta que “hay que ponerse en forma para correr y no correr para ponerse en forma”. Ya que, una persona que corre a ritmo de 7’/km y si las cuentas fueran exactas y lineales, tendría una marca de 1:10 en 10 km, 2:27 en medio maratón, 4:54 en maratón; y realmente todos sabemos que esto no es cierto (como dato: último corredor en el RnR Madrid Maratón y Media 2017 tiempo: 6:13:52, casi los 9’/km que hablábamos de último corredor en los 10k, por si alguno suponía que esos ritmos no se ven en maratón porque sabemos autoevaluar nuestras posibilidades). Esto, se traducirá con las cuentas anteriores en más de 8 horas de despliegue de la carrera con el consiguiente riesgo para la organización para velar por la seguridad de todos los corredores.


Ahora bien, en mi opinión, esto debería ser controlado por parte de las organizaciones situando tiempos de corte más exigentes, existen multitud de estudios de ritmo de progresión entre unas distancias y otras que podrían ser interesantes para evaluar la viabilidad de correr ciertas distancias por parte de la organización. Esto creo que mejoraría varios aspectos interesantes de cara al futuro:

Seguridad de los participantes.
Menos horas de contratación de servicios por parte de la organización (policía, sanidad…): la carrera dura menos tiempo.
Mayor aceptación por parte de los ciudadanos donde se realiza la prueba deportiva: ya que sus calles estarán cortadas menos tiempo.

Los corredores entrenarán mejor para poder entrar dentro de esos “tiempos de clasificación” para las carreras que quieran hacer.
Por tanto, creo que existen multitud de motivos por los cuales la organización puede considerar insertar esos tiempos de corte. Así que ahora son las organizaciones las encargadas de evaluar qué más es mejor

+ tiempo de corte => + participantes => + más dinero (mayor número de inscripciones).
o por el contrario, + calidad deportiva => + seguridad => + dinero (derivado de esta calidad ya que más corredores querrán asistir a una prueba así, parecido a lo que sucede en el maratón de Boston).
Nos vemos en las montañas

@cesummit_