domingo, 29 de octubre de 2017

Miguel Heras fulmina el récord de Marco de Gasperi en la Ibiza Trail Maratón


@Noudiari / Miguel Heras ha fulminado el rércord de Marco de Gasperi en la Ibiza Trail Maratón, estableciendo como mejor nuevo crono 3h31m53s, tres segundos menos que la anterior marca. Cristóbal Adell, por su parte, se hizo con la segunda posición, mientras que la tercera fue para Pau Capell, que en los últimos kilómetros de la maratón pudo arrebatarle esta plaza al italiano Franco Collé, vencedor en Ibiza en 2015. En categoría femeina, Silvia Rampazzo ha batido también el récord de la prueba, a partir de ahora 4h19m03s. En segunda posición Maite Maiora, que no pudo hacer nada para seguir el ritmo impuesto por la ganadora. La tercera posición ha ido a parar a manos de Giuditta Turinó. En total, 1.124 corredores han tomado parte en la competición.


La carrera ha dado comienzo a las ocho de la mañana. En la línea de salida se congregaban especialistas del Trail con títulos a nivel nacional, europeo e incluso internacional. Franco Collé, Miguel Heras, Juanjo Rodríguez, Cristóbal Adell, Pau Capel, Ignasi Cardona partían, entre otros, como grandes candidatos a la consecución del triunfo, al igual que Maite Maiora, Sheila Avilés y Silvia Rampazzo en categoría femenina. Rampazzo.
Acompañados por unas condiciones climatologicas excepcionales y escrupulosamente puntuales, se dio el pistoletazo de salida de la prueba, donde desde el primer kilómetro el valenciano Cristobal Adell marcó e impuso un fuerte ritmo, que hizo que se distanciara de manera significativa de un grupo de perseguidores, encabezado por Heras, Collé y Capell.


A las 9.00 horas cayó una significativa tromba de agua, y con una gran ambiente festivo entre los participantes -a pesar de la lluvia-, los mas de 530 corredores que tomaron la salida de la media maratón, iniciaron los primeros kilómetros de la distancia, acompañados por el agua, no más de unos cuatro minutos desde que se dio la salida.

A las 9.30 hs se dio salida a la ultima distancia, de 10 kms, donde mas de 300 corredores se aglutinaron bajo el arco de salida. Con un total de 1.124 participantes totales, venidos de distintos rincones de España y de hasta 11 países distintos, se inició la competición, desde el Paseo marítimo de Sant Antoni, donde los primeros cuatro kilómetros de la carrera fueron comunes para las tres modalidades. El tramo de ascenso al alto de sa Talaia dejó las primeras imágenes de esfuerzo de los corredores.

Distintos escenarios, a cada cual más espectacular, han visto desfilar a los más de mil corredores que se han visto sorprendidos por la gran cantidad de público que se ha acercado hasta distintos puntos del recorrido para animarles.


Alto de sa Talaia
Después del alto de sa Talaia comenzaba un tramo de sube y baja hasta Cala Salada, pasado el kilómetro 5, primer momento en el que los participantes han visto el mar, imagen reponedora para continuar la hazaña. Quizá el momento más duro de la prueba, más de 6 kms de ascenso progresivo empezaba a marcar y a distanciar a los corredores, llegando la cabeza de carrera hasta el alto de es Camp Vell sobre las 9 de la mañana. El trayecto hasta llegar a este punto recuerda a la alta montaña, hasta que aparecen los acantilados, probablemente cuando los corredores han empezado a notar que han completado la parte más dura de la prueba, que coincide con el ecuador de la misma.

A partir del kilómetro 21, después de un tramo de descenso hasta llegar a Cala Sardina, lugar mágico, donde entre las rocas aparecen especies de aves en peligro de extinción y protegidas y donde los corredores han afrontado la segunda subida importante de la prueba.

Fue una vez recorrido ese tramo, alrededor del kilómetro 27, donde el valenciano Cristóbal Adell, se vio alcanzado por el salmantino Miguel Heras, que venía protagonizando una escapada sobre los corredores que le acompañaban Collé y Capell, con un fuerte ritmo progresivo que hizo imposible que Adell le pudieran mantener en carrera.


En el kilómetro 30 era Heras, seguido de Adell y de Collé, quiene lideraba la prueba y era previsible que las dos primeras posiciones no vieran alteradas, pero donde sí podía haber cambios en la tercera posición.

En categoría femenina, la italiana Silvia Rampazzo estuvo en todo momento al frente de la prueba, liderando y controlando a su mayor perseguidora, Maite Maiora.

Más participantes
La isla de Ibiza se veía tomada por los fieles del trail, que han continuado alternando interior y costa. Recorriendo lugares como es Corrals d’en Guillem, una cala escondida y de difícil acceso, uno de los tramos más técnicos de la prueba, con fuerte pendiente en descenso.

Han pisando también las arenas doradas de Cala Salada, donde más de un valiente se ha dado un chapuzón, y han atravesado, con extrema precaución, las rocas resbaladizas de Punta Galera, un lugar espectacular por sus aguas cristalinas, antes de por fin llegar a Cala Gració, un lugar perfecto para soltar las piernas y afrontar los últimos kilómetros de recorrido.

En la meta, un sinfín de familiares y aficionados han puesto de manifiesto que Ibiza, y en concreto el municipio de Sant Antoni, se ha volcado con esta prueba de running que, año tras año, cautiva a un gran número de participantes -éxito de corredores con un ascenso del 79% en la edición de 2016 respecto a 2015 y en esta edición del 4 % respecto a la anterior-.


En el resto de distancias los podiums absolutos han sido los siguientes:

21 kms. Masculino:

1o – Simon Rama – 1 h 42 min 42 seg

2o – Francois Ronc – 1 h 44 min 49 seg


3o – Daniel Planells – 1 h 45 min 22 seg



21 kms. Femenino:

1a – Sheila Avilés – 1 h 52 min 51 seg

2a – Marta Robert – 2 hs 04 min 54 seg

3a – Rocio Redondas – 2 hs 14 min 47 seg



10 kms. Masculino:

1o – Miguel Angel Barral – 38 min 41 seg

2o – Rubén Torres – 38 min 51 seg

3o – Fracisco Javier Casanueva – 39 min 42 seg



10 kms. Femenino:

1a – Carolina Gamez – 44 min 23 seg

2a – Maria Pujol – 46 min 29 seg

3a – Ana Bella Castaño – 48 min 37 seg



Con los ojos puestos en la edición de 2018, el objetivo de la organización es seguir superando el número de participantes, y consolidar Ibiza con un punto de referencia mundial del Trail, por la calidad y cantidad de participantes, además de por su entorno, su clima, y por supuesto, por el buen ambiente que ofrece la isla.